Corte Suprema de Panamá declara inconstitucional polémico contrato suscrito por el Estado y una empresa minera.