No se respetó la voluntad de la consumidora que solicitó la devolución del precio pagado por una máquina de coser defectuosa, por lo que el proveedor infringió la Ley del Consumidor.