Contratos de promesa de compraventa celebrados con inmobiliarias no quedan regulados por la Ley del Consumidor.