Apostador debe pagar 15 millones de pesos adeudados a un Casino por la compra de fichas para diversos juegos.