Querella contra Hites y ropa falsificada pone en duda al retail