Una reestructuración interna con el objeto de perseguir mayor eficiencia en el trabajo no puede ser invocada como “necesidades de la empresa” para despedir a un trabajador, resuelve la Corte Suprema.