El producto no presentaba defectos de fábrica y el valor del servicio se informaba en la póliza de garantía por lo que cobrar por la mantención del vehículo no configura una infracción a la Ley del Consumidor.