Proveedores cumplen con el Reglamento de Comercio Electrónico, pero hay importantes espacios de mejora