Administradora de créditos comerciales es condenada al pago de una multa e indemnización del daño moral por entregar un avance en efectivo sin el consentimiento de la titular de la cuenta.