Empresa no vulneró el derecho a la intimidad de un trabajador despedido al revisar los mensajes personales contenidos en su correo electrónico corporativo tras la desvinculación.