Centro de Capacitación es condenado como infractor a la Ley del Consumidor por suspender unilateralmente un curso ofrecido aludiendo a la falta de alumnos presentes en las clases.