Consumidora no logró acreditar que empresa de pintura de vehículos efectivamente prestó el servicio negligente que dañó su automóvil, lo que condujo al rechazo de su acción infraccional.